La película brasileña dirigida por Haroldo Borges se llevó el Astor en el festival internacional de cine en Mar del plata

20.11.2022

"Saudade fez morada aqui dentro" es la gran ganadora del 37º Festival . Las argentinas Ana García Blaya y Melisa Liebenthal compartieron el premio a Mejor Dirección por La uruguaya y El rostro de la medusa. There There se quedó con el premio a Mejor Guion. Mirá lo mejor del festi de MDQ 

La 37ª edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, organizada por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) y el Ministerio de Cultura, tuvo su cierre con la  vuelta total de la presencialidad en el Teatro Auditorium. La gran gandora del  premio  Astor fué "Saudade fez morada aqui dentro", dirigida por Haroldo Borges, fue premiada con el Astor Piazzolla al Mejor Largometraje de la Competencia Internacional. La película también recibió una Mención Especial del Jurado por el trabajo de su elenco.

El jurado de la Competencia Internacional, integrado por Dolores Fonzi, Alexandre Koberidze, Alberto Lechuga, Inge Stache y Joe Swanberg, eligió la película del realizador brasileño -su primer largo en solitario- por "su capacidad de retratar con belleza y verdad una historia dramática que nos muestra que cuando las personas se preocupan unas por otras, hay esperanza".

Borges expresó su alegría al recibir el premio máximo del Festival: "En Salvador de Bahía siempre escuchamos hablar tan bien, tan fuerte de Mar del Plata, que para nosotros es siempre un faro, un lugar de resistencia que nos muestra que es posible hacer cine. Así que estar aquí con ustedes es muy emocionante".

Con la vuelta a la presencialidad plena, en esta edición volvió el Premio del Público, y la película más votada de la Competencia Internacional también fue Saudade fez morada aqui dentro.

"Este es un premio muy importante para los trabajadores de la cultura de Brasil, porque estamos saliendo de un laberinto muy extraño, muy oscuro, en el que éramos tratados como enemigos de la nación. Hoy estamos en un momento de renacimiento de la esperanza, que coincide con este premio", expresó Borges.

El premio a Mejor Dirección fue para dos jóvenes realizadoras argentinas: Ana García Blaya y Melisa Liebenthal. Ambas recibieron el premio ex aequo por La uruguaya y El rostro de la medusa.

"Este Festival siempre permite el intercambio, da esa posibilidad de que el público se encuentre con las realizadoras y realizadores, y que les podamos contar el esfuerzo que cuesta hacer una película, la cantidad gente que participa detrás de cámaras", dijo García Blaya, la primera en agradecer el Premio, y agregó: "El cine se hace en formato horizontal".

Melisa Liebenthal también agradeció al público, al Festival y a su equipo: "Con esta película me metí en cosas que no conocía, que no tenía idea, y si bien la dirección a veces es una tarea solitaria, no sería posible hacer nada sin el sostén, sin una red, un equipo con un compromiso enorme, asique este premio también es de elles", expresó.

There There fue la elegida del jurado para el Premio Astor Piazzolla al Mejor Guion de Largometraje de Competencia Internacional. La película, escrita y dirigida por el estadounidense Andrew Bujalski, fue realizada durante la pandemia, y tiene la particularidad de que sus personajes nunca comparten encuadre. El director, que debió volver a su país, dejó un mensaje de agradecimiento que compartió la conductora de la ceremonia, Gabriela Radice: "Todos los cineastas que conocí en Mar del Plata parecían estar viviendo la misma experiencia que yo; todos asombrados y agradecidos por el profundo compromiso y la cálida generosidad de la audiencia. Parece que crearon un pequeño paraíso cinematográfico y espero tener la suerte de volver a visitarlo pronto".

El premio Astor Piazzolla Especial del Jurado fue para Tres hermanos, del argentino Francisco J. Paparella, por "su poderoso uso de las herramientas cinematográficas (fotografía, diseño de sonido, actuación y música) para retratar con crudeza y autenticidad su universo".

La actriz colombiana Sonia Parada se quedó con el Premio Astor Piazzolla a la Mejor Interpretación por su protagónico en la película boliviana Los de abajo, de Alejandro Quiroga.

El largometraje de Lautaro García Candela Cambio Cambio obtuvo una mención del jurado para su prometedor equipo y elenco.

Durante la ceremonia también se entregó una estatuilla a la historiadora y especialista en cine argentino Paula Félix-Didier, directora del Museo del Cine Pablo Ducrós Hicken, en reconocimiento de su trayectoria y labor en la preservación del patrimonio audiovisual. "Este Festival acompaña la tarea que hacemos desde hace muchísimos años, por eso la emoción es muy grande. Las trayectorias no se recorren solas, así que quiero agradecer a mi mamá, a mis compañeros, a los trabajadores del Museo y a los colegas. Esta es una lucha muy difícil y tenemos una deuda con el patrimonio audiovisual", expresó Félix-Didier al subir al escenario.

En la Competencia Latinoamericana, los jurados Brad Deane, Constanza Novick y Lili Jeanne Marie Hinstin otorgaron el Premio Astor Piazzolla al Mejor Largometraje a Trenque Lauquen, dirigido por la argentina Laura Citarella y protagonizado por Laura Paredes.

El Premio Astor Piazzolla al Mejor Cortometraje de esa competencia fue para Ánima, de Manuel Mateo Gómez (Colombia), elegido por la forma en que "pone de manifiesto la relación violenta entre el hombre y los animales, de una manera sutil y potente al mismo tiempo".

La brasileña Mato seco en chamas, de Joana Pimenta (Portugal) y Adirley Queirós (Brasil), se quedó con el Premio Especial del Jurado de esta competencia, mientras que El silencio de los niños, de Sofía Quirós Úbeda, y Anhell69, de Theo Montoya, obtuvieron menciones especiales.

En cuanto a la Competencia Argentina, el Premio Astor Piazzolla al Mejor Largometraje fue para Sobre las nubes, de la cordobesa María Aparicio. El jurado compuesto por Gerard Casau, Leonardo Bomfim y María José Santacreu otorgó también el Premio Astor Piazzolla al Mejor Cortometraje, para el que eligió al corto animado Carne de Dios, de Patricio Plaza, por crear un relato "de fuerte plasticidad, que viaja de lo telúrico a lo lisérgico, derribando las instituciones opresoras para conectar con una mística libre y salvaje".


El Festival fue, sin dudas, un éxito de público. Alrededor de 200 mil personas participaron en más de 500 funciones en sala, paneles de discusión, presentaciones de libros, proyecciones al aire libre, conciertos y charlas con cineastas y referentes del audiovisual. El Festival ofreció actividades y proyecciones en más de 10 locaciones